El gran placer de contemplar

 
 

El Gran Placer de Contemplar

Objetos que a simple vista parecieran fuera de lugar. Se pueden encontrar en casi cualquier lado. En la cocina, nuestra recámara, en el escritorio que tanto odias; hasta nosotros mismos hemos pensado que estamos en donde no pertenecemos.

Lo que pareciera un “algo” sin sentido, Xavier Mesa hace quelos objetos sin mayor semejanza que la de haber sido pintadas con un pincel, convivan en un espacio cuadrado, lleno de superposiciones e imágenes.

Como sus primeros acercamientos hacia el arte visual, estuvo el cine. Pero fue Alfredo Castañeda, tío de Mesa, quien le dió una recomendación que cambiaría su rumbo y con la cual lo ha llegado hasta donde está. El consejo: las artes plásticas como disciplina.

Con composiciones aprendidas de su tío, a lo cual le añade paciencia, prueba y error, más la técnica de transfer para los rostros de sus pinturas; Xavier logra transmitir los sentimientos e ideas con un toque nostálgico, producido por las bases extensas en cine, filosofía y pintura.

Su formación es autodidacta y con cursos de pintura en talleres de la esmeralda, así como en el Círculo de Bellas Artes y el estudio Solana en Madrid. Taller de artes plásticas en el Centre d’Estudis d’Art i Artterapia en Barcelona y asesoría en los estudios de los maestros Alfredo Castañeda y Fernando Pereznieto. Ha expuesto en diversas ocasiones en las ciudades de México, Nueva York, Miami y Barcelona.

Al ver su obra por primera vez, puedes darte cuenta de la técnica y del gran trabajo que lleva este collage; sin embargo, después de eso, puede que no veas más que ciertas cosas ahí, “siendo”. Pero lo mejor viene después, ya que Xavier Mesa logra de una manera original que estas “cosas” converjan.

El mensaje está ahí, el contexto es todo esto: nuestra realidad incitando la inteligencia o puede que no ilustre nada en concreto y en ellas sólo exista la magia de entenderse en un mismo plano.


por David Peña / Revista Picnic